3.12.17

Los dos corazones. Consecuencias globales de las no consagraciones.



Sor Lucía de Fátima y Santa Margarita María de Alacoque tienen un vínculo como mensajeras del Corazón de Jesús y del Corazón de María, con sendos mandatos divinos para la consagración de Francia al Sagrado Corazón en 1689 y de Rusia al Inmaculado Corazón en 1929.
Ambos mandatos divinos fueron desestimados. La relación entre ambos nos hubiera pasado desapercibida, si el mismo Jesús no se la hubiera revelado a sor Lucía en 1931. Tras años de ser pedida en vano la consagración de Rusia, el Señor dirá en 1931 a Sor Lucía, que se encuentra enferma en Rianxo, Pontevedra:
“Me consuelas mucho y pides la conversión de Rusia, España y Portugal. Pídela también a mi Santa Madre.
Advierte  a  Mis  ministros,  visto  que  siguen  el  ejemplo del Rey de Francia en el retraso de la ejecución  de  mi  pedido,  que  lo  seguirán  también  en  su  desgracia.  Nunca  será  demasiado  tarde para recurrir a Jesús y María”.
La petición a que hacía referencia el Señor no era otra sino la petición de su Madre, que como no podía ser de otro modo, El la tenía por Suya, pedida con estas palabras en una visión de 1929:
"Ha llegado el momento en que Dios pide al Santo Padre que haga, en unión con todos los obispos del mundo, la consagración de Rusia a mi Inmaculado Corazón, prometiendo salvarlo por este medio. Hay tantas almas que la justicia de Dios condena por los pecados cometidos contra mí, que vengo a pedir reparación. Sacrificarse por esta intención y orar”.
El mensaje del Señor a sus ministros era de 1931, se entiende que a todos, pero siendo dado en España, es obvio que estaba anunciando algo muy grave si no se obedecía el mandato de Consagración, y ese algo muy grave sería realizado: el martirio de seis mil religiosos y sacerdotes españoles sólo 5 años después.
Este correlato parece que nunca hasta ahora había sido hecho público.
Se hace claro también que igual que hay ese nexo divino de unión entre el Corazón de Jesús y el de la Virgen, lo hay entre las fallas de consagración, de Francia y Rusia, porque en efecto la revolución rusa que castigó al mundo y a España, es el eco de la revolución francesa.
Yendo atrás en el tiempo, otra vidente Santa Margarita María de Alacoque hará llegar a Luis XIV el pedido divino de consagración de Francia al Sagrado Corazón; en realidad no consta que le llegase, porque la santa de Paray le monial, había escrito a su antigua superiora la madre Saumaise, para que hiciese llegar el mensaje al Rey por medio de los eclesiásticos próximos al rey como su confesor el jesuita padre La Chaise. Pero sí puede decirse que tuvo que llegarle al Rey el mandato, porque su desgraciado nieto y sucesor Luis XVI, hizo tardíamente esa consagración estando en prisión condenado a muerte, que no impidió su ejecución.
Los términos del mandato divino al Rey de Francia fueron estos:
"Díle al hijo mayor de mi Sagrado Corazón (por lo tanto, al rey Luis XIV) que, como su nacimiento temporal se obtuvo por la devoción a los méritos de mi santa infancia, así él obtendrá el nacimiento de la gloria eterna mediante su consagración a mi adorable Corazón, Mi Corazón desea reinar en su palacio, ser pintado sobre sus estandartes y grabado en sus armas para hacerlos victoriosos sobre todos sus enemigos y todos los de la Santa Iglesia. Mi Padre quiere usar al Rey para la ejecución de su proyecto, que es la construcción de un edificio público donde la pintura de mi corazón se colocaría para recibir el homenaje de toda Francia".
Santa Margarita explicará el fin de esa consagración:
"El Padre eterno, queriendo reparar la amargura y la angustia que el adorable Corazón de su Hijo Divino ha recibido en la casa de los príncipes de la tierra, entre los insultos y humillaciones de su pasión, quiere establecer su imperio en el corazón de nuestro gran monarca, del que quiere servirse para la ejecución de su plan, que es hacer un edificio donde se colocará una pintura de este Divino Corazón, para recibir la consagración y el homenaje del rey y toda la corte.
Además, este Corazón divino quiere hacerse protector y defensor de su persona sagrada contra todos sus enemigos. Es por eso que lo eligió como su fiel amigo, para hacer autorizar la Misa por la Santa Sede Apostólica, y para obtener todos los demás privilegios que deben acompañar a la devoción de este Corazón divino.
Es a través de este Corazón divino que El quiere repartir los tesoros de sus gracias de santificación y la salvación mediante la difusión de sus bendiciones a todas sus empresas, dando un éxito feliz de sus armas, haciéndole triunfar sobre la malicia de sus enemigos".
Hay que tener en cuenta la realidad de Luis XIV en ese momento, que vivía la era dorada de su hegemonía, victorioso en muchos frentes, pero cuya vida moral era muy impura (numerosos hijos naturales), que hizo el mayor derroche de lujo en la historia moderna, y por si fuera poco consideraba positivo el avance de los turcos sobre la Europa cristiana porque debilitaba a sus adversarios, las otras potencias cristianas de la época que tenían frontera con los otomanos.
Para mejor comprender el modo de lo que Dios quería, hay que saber que desde los tiempos más remotos Francia siempre había tenido un estandarte sagrado, depositado en el santuario de Saint-Denis, a la sombra de los santos protectores de Francia, que se sacaba de tiempo en tiempo, cuando el rey se ponía a la cabeza del ejército y que se colocaba en la hora de los peligros supremos. El estandarte representaba el alma religiosa de Francia, y flotaba entre los estandartes nacionales como una oración.

Un estandarte de este tipo le fue dado por Dios a Santa Juana de Arco. Él había prescrito su forma y sus emblemas, y así le había comunicado las virtudes que llevaron a la agotada Francia a triunfos inesperados. En 1689, Dios le preguntó al Rey y a Francia, a través de Marguerita-Maria, algo similar: un estandarte sagrado que era un acto de fe, y que, al aparecer junto a la bandera nacional, indicaría que, más alto que la valentía proverbial de sus hijos, Francia se ponía bajo el apoyo y la bendición de Dios, como en la historia bíblica.
El mandato fue hecho el 17 de junio de 1689 y justo ese día, cien años después,  la asamblea nacional francesa iniciaba la toma del poder, que acabaría con la monarquía e iniciaría el proceso de desgracias conocidas por la historia.
17 de junio de 1689: El mensaje permaneció sin respuesta de Nuestro Señor Jesucristo a Luis XIV;
17 de junio de 1789: el tercer estado insurgente proclama la Asamblea Constituyente y lleva en la sangre y el terror a la monarquía francesa.
En cuanto a la orden de los jesuitas, que había sido especialmente elegida para difundir la devoción al Sagrado Corazón y transmitir a Louis XIV el gran proyecto a través del jesuita padre La Chaise, la orden fue abolida en Portugal en 1759, Francia en 1764 y en España en 1767. Además, fue disuelta por el Papa Clemente XIV en 1773.
También debe recordarse que Luis XIV, tuvo que dejar de comandar sus ejércitos, su familia fue diezmada, desde 1708 hasta 1712, en menos de cuatro años, el rey Luis XIV perdió a sus tres sucesores.
Aunque parte de los deseos de Nuestro Señor se ha realizado (levantar una iglesia nacional: la del Sagrado Corazón de Montmartre), no es lo mismo para otras peticiones: la consagración de Francia, por sus líderes al Sagrado Corazón de Jesús, y mucho menos poner este Sagrado Corazón en los estándares.
Dilatada la consagración de Rusia al Inmaculado Corazón de Jesús y de María, por analogía se teme que Dios permita para su Iglesia el mismo castigo que se reservó en 1789 a la monarquía francesa y que parece hoy en plena ejecución. Y si bien el 7 de julio de 1952 el Papa Pio XII publicó la Carta Apostólica Sacro Vergente anno, consagrando a Rusia al Inmaculado Corazón, esta consagración no cumplía con las condiciones establecidas, ya que Pío XII no hizo referencia a la devoción reparadora de los cinco primeros sábados del mes y que era, también, contribuir a obtener de Dios el milagro de la conversión de Rusia; pero, sobre todo, no había ordenado a todos los obispos del mundo católico que se unieran a él en un acto público de reparación y consagración.
La hermana Lucía le escribirá a un corresponsal: "... También le agradezco el recorte de periódico que informa sobre la consagración de Rusia, y lamento que no se haya hecho como lo había pedido Nuestra Señora. ¡Paciencia! ... Esperemos que Nuestra Señora, como buena Madre, se digne aceptarlo".

26.8.17

La Renovación carismática, carismas al margen de La Virgen

La llamada Renovación carismática católica tiene su origen en un supuesto trasvase carismático de protestantes a católicos, es decir, un origen protestante, cuyo problema no es de simple valoración de grupos religiosos, sino que todo protestantismo, incluido su versión pentecostalista, discurre fuera de la maternidad de María. Y sin esto no se puede agradar al Espíritu Santo.
Místicos muy importantes, como San Juan de la Cruz, y toda la espiritualidad católica advierten de no centrarse en los dones, no buscarlos, y mucho menos construir movimientos o grupos de oración sobre esa base. Esto ha sido muy enseñado en la iglesia desde entonces y derivó en el rechazo preventivo de manifestaciones de María, como son las apariciones, con las excepciones de Knock, Lourdes, Fátima y Akita.
Haciendo caso omiso de esto, y dentro del clima de confusión experimental posconciliar, se abrió paso esta espiritualidad protestante en la iglesia católica; en apariencia era espiritualidad católica, porque aceptaba al Papa, realizaba misas o rezaba oraciones católicas como el rosario. Pero esto son signos periféricos y faltando lo central, no significan catolicidad, porque sus reuniones eucarísticas son eso, más reuniones de gospel que verdaderas misas, su manejo de los dones y gracias está fuera de la sana práctica histórica dada por los santos, la aceptación del Papa se da porque los papas últimos no podían ya resistir a los poderosos cardenales que se les oponían en todos los frentes, como fue el cardenal Suenens, patrocinador de los carismáticos y uno de los cuatro principales cardenales que gobernó el decurso del Concilio.
Los pretendidos combates contra el demonio son muy peligrosos, sólo deben hacerse por exorcistas muy preparados, y debieran leer las experiencias de los propios protestantes cuando tras unos primeros éxitos de liberación, al final lo que conseguían era una invasión mucho mayor que afectaba a los mismos exorcistas seculares.
En cuanto al Rosario, ellos mismos dicen que está por debajo y no puede sustituir a la oración de alabanza (sic!), cuando sin rosario o poniéndolo al final no hay manera de tener una presencia del Señor conforme a su Madre.
A continuación exponemos el artículo de un notorio sacerdote carismático, en artículo que las palabras anteriores permiten enjuiciar con mayor claridad.

 Artículo del dominico Chus Villarroel

¿Es mariana la Renovación carismática?

La Renovación Carismática Católica es la realidad eclesial católica más numerosa de nuestros días, con unos 150.000 grupos de oración en todo el mundo y unos 60 millones de personas implicadas en sus actividades.
Nació a partir de la experiencia espiritual de un grupo de estudiantes en un retiro en Estados Unidos en 1967. Los estudiantes habían leído y orado los hechos de los Apóstoles, y habían leído también el libro "La Cruz y el Puñal", el testimonio personal del pastor pentecostal David Wilkerson respecto a los dones del Espíritu Santo, escrito en 1963.
En ese retiro, la mitad de los jóvenes tuvieron una experiencia carismática: unos se sentían arrebatados en la alabanza, otros oraban en lenguas, otros caían al suelo en adoración, se sentían guiados por Dios, abrazados (a veces "abrasados") en su confianza…
Notaban ganas incesantes de orar, de leer la Biblia, de estar en la presencia divina. Lo contagiaron a sus compañeros de campus, vieron sucederse signos y milagros, y en apenas siete años, la Renovación Carismática Católica contaba con millones de seguidores en Estados Unidos y se extendía como un fuego por América Latina, la India, Filipinas, Europa y África.

La fallida profecía de Wilkerson
A principios de los 70, el protestante David Wilkerson asistió asombrado a algunos de los multitudinarios encuentros católicos carismáticos de EEUU. Como muchos pentecostales (¡y católicos!) estaba desconcertado. Por un lado, veía cristianos sinceros, bíblicos, que alababan a Dios y se ponían en manos del Espíritu Santo, pidiendo ser incendiados en pasión por Él. Por otro lado… ¡eran papistas y no prescindían de la Misa ni los santos!
En 1974, en su libro "La Visión", publicó una profecía (que él creía inspirada por el Espíritu): los católicos carismáticos serían perseguidos por la Iglesia al alejarse del Papa y del culto a la Virgen. Muchos renunciarían entonces a los dones carismáticos o abandonarían el catolicismo.
Wilkerson falló su profecía completamente: los carismáticos católicos hoy son marianos y muy papistas, y con el Papa Francisco, aún más.

Parece cosa probada que los primeros carismáticos católicos en EEUU eran poco marianos. Muchos eran conversos desde la increencia, o venían de una tibieza que ignoraba la tradición católica. Además, en los primeros grupos era frecuente que protestantes y católicos rezasen juntos, y que los católicos dejasen su devoción mariana para otras ocasiones, cuando los invitados protestantes se iban.
Pero con los años lo que pasó fue lo contrario de lo que Wilkerson profetizó: la Renovación Carismática creció, incorporó la devoción mariana, el Rosario, las peregrinaciones, los iconos, la intercesión por María y proclamó a María "la primera carismática, esposa del Espíritu Santo".
María en la devoción carismática
Chus Villarroel, predicador dominico español y una de las figuras más internacionales de la Renovación Carismática, ha abordado el tema de la devoción mariana en ambientes carismáticos en su último libro, Teología de la Renovación Carismática, fruto de 38 años de experiencia con los carismáticos.
"He notado que en relación con la Virgen hay un déficit en la Renovación porque la gran revelación que te proporciona el bautismo en el Espíritu se refiere a Jesucristo y su señorío sobre todas las cosas. Esta gran revelación oscurece todo lo demás que queda en segundo plano, como le sucedió a María. En esto nos está pasando como en la Iglesia primitiva. Más de 400 años tardó la Iglesia en aceptar el culto a la Virgen y la construción de una capilla en su honor. Sólo en el concilio de Éfeso, en el 431, se permitió este culto y se reconoció a María como Madre de Dios", escribe Chus Villarroel.

El padre dominico Chus Villarroel

Una experiencia en Medjugorje
El predicador dominico explica que él no tuvo una experiencia mariana "a nivel de Renovación, es decir, a nivel de don" hasta que, ya mayor, visitó Medjugorje.
"En el contencioso de las apariciones, si son reales o no son reales, no me meto. El tema está en manos de la decisión de Roma. Lo que sí es real es lo que me pasó a mí. Ahí comenzó para mí la gran experiencia de María. Recibí otro bautismo en el Espíritu, muy parecido al de la Renovación, sólo que con detalles y características muy femeninas y maternales. Mi predicación del kerygma desde entonces suavizó el tono y lo llenó de una misericordia que sólo las madres pueden dar".
Pero Chus Villarroel quiere que la Renovación Carismática, que tiene una dinámica de oración propia y especial, no se desvíe y que sus grupos no pasen a especializarse, ni en devociones marianas ni en ninguna otra cosa.

No cambiar alabanza por rosario
"No queremos que la Renovación Carismática se transforme en piedad eucarística o en piedad mariana o en una agencia de misericordia. La Renovación ha nacido para elevar todo el misterio cristiano al nivel de don, no para especializarse en alguna tarea o piedad particular. Un grupo que se especializase en el culto a la Virgen de los Desamparados sería un grupo muy bueno, pero no carismático. Igualmente un grupo que cambiara la alabanza por el rezo del rosario dejaría bien a las claras que ha dejado de ser carismático".
"Con una visión como la carismática tenemos asegurada una cosa, y es que a la Virgen nos lleva el Espíritu Santo. Hay muchas piedades raras y poco teológicas que discuten quién nos lleva a quién. Pues bien, queda claro que tanto a Jesús como a María nos lleva el Espíritu Santo. Y si no creemos esto, es evidente que no nos lleva nadie, sino que adonde vayamos, vamos nosostros."
"Es más llevadera la frase de que la Virgen es mediadora de todas las gracias, como si fuera una alberca que distribuye todo el agua de riego. Es más llevadera, aunque muy atrevida, que sólo se puede entender por su oficio maternal".

Congreso de mujeres de la Renovación Carismática en un momento de oración de intercesión

María e Isabel, el primer grupo carismático
"Yo donde veo más real a María es en la Visitación. Dicen que María fue la primera carismática y es verdad si miramos a la casa de Isabel. Después de la experiencia de Espíritu que significó la Anunciación, la Virgen se agarró a la señal que le había dado el ángel.La única prueba de la acción del Espíritu, el signo, la señal, era que Isabel, a la que llamaban estéril, estaba ya en el sexto mes e iba a dar a luz. María se fue presurosa a la montaña para verlo con sus propios ojos".
"¿Con quién podría hablar lo que le había pasado sino con su pariente que había sido también objeto de un favor divino?. El carismático entiende perfectamente esto porque después de su experiencia del Espíritu le entran ganas de alguien con quien compartir lo que siente. No vale cualquiera, ni siquiera sus padres, porque no le entenderían. Y no son unas ganas cualquiera, sino muy urgentes".
"Al llegar a la casa de Isabel se formó el primer grupo carismático compuesto de las dos madres y los dos hijos, todavía en el seno de ambas. Allí se desataron todos los carismas. Prorrumpe Isabel en profecía: ¡De dónde a mí que me venga a visitar la madre de mi Señor! El niño salta en su seno y las dos alborozadas proclaman la alegría y gozo espiritual del Señor".
"Ambas se aseguran de que ha sido el Señor el que les ha hecho el beneficio, se sienten elegidas y María expulsa de su corazón todos sus temores con la alabanza superungida del Magníficat".
"Tres meses estuvieron juntas, rezando por sus maridos, a los que faltaba la fe y confortándose mutuamente y entregándose ellas y todo lo que sucediera en brazos del Señor. Muchos de estos desbordes pueden presenciarse con frecuencia en cualquier grupo carismático. ¡Cómo sería, qué magnífica alabanza! ¡Qué fuerza del Espíritu habitaría en medio de ellas! Comenzaba el nuevo Testamento, estaba a punto de llegar Jesús, el que había de salvarnos a todos". Así finaliza Chus Villarroel su comentario sobre María en su recién publicada Teología de la Renovación Carismática.

16.8.17

Visión profética de dos papados bien interpretada (de beata Catalina Emmerich)

Circula por internet la mención a dos papas contrarios que habría sido predicha por la beata Catalina Emmerich; se trata de extractos de corta y pega, pero que no están así en los escritos originales, se toman de aquí y de allí en sus varios tomos; además se postula que los dos papas enfrentados serían Benedicto XVI y Francisco.
El texto de los dos papas es el que reproducimos a continuación, sin editaje. El alcance de la visión profética es mucho mayor que el de los interpretadores de internet. Es toda una enseñanza sobre la historia de la Iglesia, que nunca encontraríamos en un manual teológico, ni siquiera clásico.
El primer papa al que se hace referencia es el santo Bonifacio IV, que eliminó las imágenes paganas que todavía persistían en el Panteón a pesar de los trescientos años de cristianismo; eliminar no es exacto, ya que el emperador bizantino Phocas, mencionado por beata Catalina sin nombrarle, sólo le autorizó a retirarlas, no a destruirlas. Y sólo por la gracia se consiguió convencer a Phocas, pues quería que no fueran retiradas.
Pero esas imágenes y sus demonios representados por tanto, seguirían durante siglos, hasta que en el papado presente a la visión (presente no tiene porqué significar a Pío VII, papa reinante entonces en tiempos de Catalina), sino el presente en el tiempo futuro de la visión profética). Este papa o quizá era papal no sabría ya oponerse a la presencia de los nuevos ídolos, que Catalina describe magistralmente en su texto como salidos del propio interior de las personas y exteriorizados en la iglesia falsa, de la cual la protestante era antecedente. La iglesia del renacimiento con su permisividad de los ídolos visibles aunque sin culto, habría sido el origen con las consecuencias de haber estimulado la iglesia protestante histórica y haber finalmente derivado en las formas pseudocatólicas de iglesia que vemos hoy en día.
 Y a seguido la visión íntegra:
Visión de 13 de mayo de 1820.
"En la pasada noche, desde las once a las tres de la mañana, he visto un cuadro maravilloso de dos iglesias y de dos Papas, y de un extraordinario número de cosas antiguas y nuevas. Lo que aún recuerdo lo contaré como me sea posible. Vino, pues mi Ángel Custodio que yo debía ir a Roma y llevar al Papa dos cosas. No sé ya cuáles cosas fueron; será voluntad de Dios que ya no lo sepa. Yo respondí: "¿Cómo puedo viajar tan lejos si estoy enferma?" Pero cuando me dijeron que había de llegar felizmente, no opuse ya dificultades. Había delante de mí un coche maravilloso, delgado, con dos ruedas; la carrocería estaba pintada de rojo con borde blanco. No vi caballos. Fui colocada muellemente en aquel coche y entre tanto vi a un niño blanco como la nueve y luminoso que cerniéndose en el aire de un lado venía hacia mí y se colocó a mis pies en el coche. Este niño me hizo recordar el niño vestido de verde de la paciencia. Era extraordinariamente amable y dulce y todo transparente y me fue dado por compañero para consolarme y curarme. Aquel coche era muy sutil y liso, de modo que pensé que me caería resbalando en él. Empezó a moverse sin ayuda de caballo alguno. Vi a un hombre resplandeciente que nos precedía. El viaje no fue largo; con todo, pasamos por muchas montañas y comarcas y también sobre varias extensiones de agua. Cuando llegamos, reconocí Roma y estuve junto al Papa. No recuerdo ya si él estaba rezando o dormía. yo tenía que decirle o darle dos cosas, y supe que tendría que volver para decirle una tercera cosa. Tuve después una visión maravillosa.


He visto de repente Roma en los tiempos antiguos y he visto a un Papa (Bonifacio IV, año 608) y a un emperador del cual no sé el nombre (Focas). Yo no podía reconocer ya las calles y los lugares de la ciudad: todo estaba cambiado y diverso era también el oficio divino, aunque vi que era católico. He visto un vasto edificio redondo como una cúpula. Era un templo de ídolos, lleno de bellas estatuas y de imágenes de aquellos dioses. No tenía ventana alguna, pero en el techo curvado y vacío había una abertura y sobre él un artificio para impedir que penetrase lluvia. Parecía como si allí se hubiesen reunido las imágenes de todos los ídolos existentes. Estaban en toda clase de posiciones y muchas de ellas eran bellísimas. Había también imágenes de cosas bien curiosas: así, por ejemplo, vi dentro ciertos gansos que ellos honraban. En medio de aquel templo de ídolos surgía un palco alto, en forma de pirámide, todo cubierto de imágenes. No se celebraba allí ningún culto idolátrico, pero todo se había conservado en la misma forma que estaba antes.


He visto enviados del Papa Bonifacio dirigirse al emperador para obtener la transformación del templo en una iglesia cristiana. Oí distintamente su respuesta, esto es, que el Papa debía dejar intactas aquellas antiguas imágenes de los ídolos y ponerles la cruz encima, que el emperador haría esa cruz y la honrará con los más grandes honores. Ese proyecto me pareció muy simple y sin malicia. He visto volverse los enviados Y Bonifacio comenzó a pensar cómo podría en alguna manera satisfacer la voluntad del emperador. Después, mientras él reflexionaba, he visto a un simple y piadoso sacerdote estar en oración delante de la cruz. Llevaba una larga y amplia vestidura que tenía posteriormente un arrastre. He visto también a su lado a un ángel, que luego se levantó y fue a donde estaba el Papa Bonifacio y le dijo que no consintiera en la voluntad del emperador. He visto a los enviados ir de nuevo a la corte, y cómo el emperador accedió a que el templo fuese vaciado. He visto acudir la gente del emperador y cómo muchas de las estatuas e imágenes idolátricas fueron quitadas y llevadas a la ciudad imperial; muchas sin embargo, quedaron en Roma. He visto también la ceremonia de la consagración del templo; todos los santos mártires estaban con María allí presente. El altar no fue colocado en el medio, sino apoyado contra el muro. He visto más de treinta coches, cargados de santos huesos y reliquias, ser puestos en aquella iglesia. Muchas de estas reliquias fueron incrustadas en las paredes; otras se podían ver, pues en los muros había aberturas redondas delante de las cuales había un cristal como defensa.


Después que vi este cuadro en sus más pequeñas circunstancias, vi al Papa actual y vi cómo debajo de él surgía en Roma otra iglesia oscura (la capilla de la legación protestante).


Estaba esta iglesia colocada en un vasto palacio antiguo semejante a una casa de consejo municipal y tenía delante columnas. No he visto en esta iglesia ningún altar y ninguna cosa sagrada. He visto solamente bancos y en medio un púlpito. Allí sólo se predicaba y se cantaba; ninguna otra cosa se veía dentro. Había poquísima gente. He visto una maravillosa comedia. Cada uno de los circunstantes extrajo del pecho un ídolo y se lo puso delante y lo adoró. Parecía como si cada uno extraía su propia pasión bajo la forma de una negra nubecilla y que apenas esta había salido fuera, tomaba una forma determinada: eran todas figuras como aquellas que yo había visto pendiendo del collar de la falsa esposa en la mansión de bodas, esto es, toda clase de figuras de hombres y animales. El dios de unos era bastante encrespado y ancho, abría muchos brazos y quería atrapar y devorar todo. El dios de otros era pequeño y encogido. Otro tenía sólo un tronco pequeño de madera, torcido y contrahecho. Un cuarto tenía por dios una bestia fea. Un quinto sólo un bastón largo. Lo más maravillosos es que estos ídolos llenaban todo el espacio y que esa iglesia, aunque poco frecuentada, estaba tan llena de ídolos que no se encontraba lugar vacío. Apenas terminó la función cada ídolo entró de nuevo allí de donde había salido y solía habitar. La casa entera era negra y oscura, y todo cuanto allí sucedía, oscuro y negro.


Entonces me fue mostrada también una comparación de los dos Papas, del verdadero y de este, y de este y de aquel templo. Me duele haber olvidado los números y datos; me fue dicho y mostrado cuán débil era el verdadero Papa (en los principio) y cuán desprovisto de ayuda estaba; pero fuerte en la voluntad para derribar tantos ídolos (supe el número de ellos) y tantos falsos cultos y reunirlos a todos en uno verdadero. Por el contrario, cuán fuerte por el número de adeptos, pero débil de voluntad era este Papa, pues había dejado al único y verdadero Dios y al solo y legítimo culto, permitiendo que se cambiasen en tantos ídolos y tantos falsos cultos, y habiéndose erigido ese falso templo.


Me fue mostrado cómo aquellos paganos humildemente adoraban a otros dioses, además de los suyos propios, y cómo en su simplicidad, habían querido tomar también el culto de un Dios único, de la Santísima Trinidad, y cómo el culto de los paganos era mejor que el culto de estos sectarios, los cuales se adoran a sí mismos en miles de ídolos y con todos ellos no dejan ningún lugar ala adoración pura del Señor. Todo esto yo lo he visto en números y con exactitud en aquellos tiempos primeros, que eran de reunir y de crecer, mientras ahora son de destruir y disipar. En la totalidad de la visión era más ventajosa la escena de los tiempos antiguos que la de estos tiempos. He visto también cuán  perniciosas serán las consecuencias de esta pseudo-iglesia. La vi crecer, y vi muchos herejes de toda condición ir hacia Roma y establecerse allí."

14.8.17

Exorcista inglés advierte por experiencia contra los mensajes de MDM (María Divina misericordia)



 Se desveló no hace mucho que el origien de los llamadas mensajes del Libro de la Verdad, presentados como de una vidente María Divina Misericordia, eran una fabricación de marketing (muy bien realizada en sus falsificaciones) por una experta en relaciones públicas, María Carberry; sin embargo siguen teniendo adeptos en varias partes del mundo y haciendo "congresos" sobre el cumplimiento de las profecías.

De un sacerdote exorcista inglés sobre María Divina Misericordia y sus efectos:

"Los llamados "mensajes" de María Divina Misericordia son falsos. Últimamente he estado tratando de ayudar a una señora que solía leer estos mensajes falsos. Esta señora ha sido poseída por muchos demonios. No puedo decir cuántos. He tenido muchas sesiones con ella en presencia de otro sacerdote y una mujer laica que son testigos de lo que tengo que decir.

Esta persona vino a mí poco después de que ella hubiera dejado de leer esos mensajes falsos. La razón por la que se detuvo fue que se sentía "espiritualmente muerta" a pesar de decir las oraciones recomendadas por los mensajes, incluido el Rosario, y se dio cuenta de que no crecía en fe, etc. Se sintió infeliz y estaba extrañamente enferma. En cuanto dejó la lectura, fue atacada por un demonio. Sintió su presencia y luego se dio cuenta de que necesitaba ayuda.

Cuando vino a mí, parecía que había otros problemas - problemas que habían estado allí antes de que empezara a leer esos mensajes. Todavía no hemos llegado al fondo de estos.

En una sesión oré específicamente contra los espíritus que habían entrado en ella a través de María Divina Misericordia. En esto ella comenzó a sacudirse furiosamente en su silla y fue tirada al piso donde rodó alrededor y comenzó a gritar. Cuando me arrodillé junto a ella, oré contra el espíritu de Jezabel, un espíritu asociado con falsas profecías . Cuando hice esto, los ojos de la mujer  destellaron y me miraron directamente con una mirada definida de ira. Necesitábamos más sesiones. En una fue liberada de algo bastante "grande" y cuando volvio a casa dijo, "Ahora estoy contenta con el papa Francisco".

Entiendo que mientras cuando estaba leyendo estos "mensajes", pintó un cuadro que ella creyó que ella había sido inspirada para pintar. Lo colgó en el dormitorio de su pequeño. Después de esto, el chico era perturbado todas las noches. Las perturbaciones se detuvieron después de romper la imagen y quemarla. Después de eso, el niño durmió profundamente.

Páginas del diario irlandés que reveló la identidad de MDM (María Carberry en la fotojunto a su hija, y la foto de Breff Cully que anda por el mundo en eventos promocionando MDM y que es un millonario dentista metido a empresario.


Estas y otras cosas son una prueba concluyente para mí de que los "mensajes" de María Divina Misericordia son demoníacamente inspirados.
Esta señora es una de las cuatro personas que me han contactado que tenían problemas espirituales a través de la lectura de estos llamados mensajes. Otra persona me dijo que necesitaba mi ayuda porque se "sintió mal", otro me dijo que había sido "atacado" cuando decidió dejar de leer los mensajes.

Hay otras indicaciones con respecto a estos llamados "mensajes" que deben ser observados. En primer lugar, donde los demonios están involucrados en la promoción del falso misticismo, visiones y locuciones, es posible que pueda haber más de un demonio involucrado. Los demonios que trabajan juntos toman diferentes tareas. Uno puede fomentar la adicción o la dependencia. La presencia o la actividad de tal demonio podría ser una de las razones por las que tantos parecen incapaces de liberarse de tales cosas. También puede haber un espíritu de ira presente que podría explicar por qué algunos adherentes son incapaces de hacer frente a las preguntas negativas y simplemente se enojan.

Al juzgar cosas como esta, es importante ser riguroso. Muchas personas, cuando se les contradice sobre MDM, dicen cosas como: "Pero se nos dice que recemos el Rosario. Seguramente eso no puede estar mal". Pero, si esto fuera así, muchas otras falsas apariciones y locuciones habrían sido aceptadas. Muchas personas no se dan cuenta de que después de San Bernadette vio a Nuestra Señora hubo un número considerable de otras apariciones reportadas en la gruta por otras chicas. Ninguna de las otras fue aceptada como genuina. Los mensajes falsos y las apariciones de "Nuestra Señora del Monte Carmelo de la Santa faz", que se originó en España, junto con otros falsos llamados eventos místicos, bien pudo haber estado acompañado de aparentes peticiones para rezar el Rosario, pero a la vez la falsedad demoníaca estaba en la raíz . Dios mira el corazón y siempre será misericordioso con aquellos que están atrapados en la falsedad sin culpa propia, pero es importante saber que la oración debe ser ofrecida de acuerdo con la Voluntad de Dios. De lo contrario, difícilmente será la verdadera oración. Debe venir del corazón, y la mente necesita ser informada por las enseñanzas de la Iglesia. Donde hay una búsqueda honesta de la verdad y un deseo de orar, Dios actuará de acuerdo con Su Misericordia, pero tenemos que ser claros que simplemente enfocarse en el Rosario o incluso la Adoración Eucarística como algún tipo de autenticación para los supuestos eventos místicos no es suficiente. Debe venir del corazón, y la mente necesita ser informada por las enseñanzas de la Iglesia. Donde hay una búsqueda honesta de la verdad y un deseo de orar, Dios actuará de acuerdo con Su Misericordia, pero tenemos que ser claros que simplemente enfocarse en el Rosario o incluso la Adoración Eucarística como algún tipo de autenticación para los supuestos eventos místicos no es suficiente . Debe venir del corazón, y la mente necesita ser informada por las enseñanzas de la Iglesia. Donde hay una búsqueda honesta de la verdad y un deseo de orar, Dios actuará de acuerdo con Su Misericordia, pero tenemos que ser claros que simplemente enfocarse en el Rosario o incluso la Adoración Eucarística como algún tipo de autenticación para los supuestos eventos místicos no es suficiente .

Tradicionalmente miramos los frutos, y de acuerdo a la Sagrada Escritura, éstos se verán especialmente en la vida cotidiana y en la manera en que nos tratamos unos a otros. Muchas personas aparentemente pasan muchas horas en oración, pero están mentalmente perturbadas y pueden ser clasificadas como sufriendo de "manía religiosa". No sabemos cómo Dios juzga tal oración.  Se requiere mucha oración , pero debe ser la oración en unión con la Voluntad de Dios, que normalmente se discierne en la vida de la Iglesia, es decir, en unión con el Papa y el Magisterio y según las enseñanzas de la Escritura y la Tradición. Cuando nos apartamos de éstos, estamos abiertos al engaño ya la confusión.
En la vida espiritual siempre debe haber equilibrio. No podemos centrarnos demasiado en eventos o experiencias místicas, y nunca debemos escuchar a los "profetas de la fatalidad". Los mensajes que vienen de Dios traen una sensación de paz incluso si los mensajes son muy serios. La agitación continua no es una buena señal. Además, algunas personas que piensan que saben mejor que otros (saber más sobre el supuesto futuro, por ejemplo) puede convertirse rápidamente en arrogante y arrogante. Debemos recordar siempre que lo más importante de la vida espiritual es buscar la Voluntad de Dios en nuestra vida cotidiana. Es erróneo estar continuamente pensando en lo que "podría" suceder cuando hay problemas y necesidades bajo nuestras narices. Existe el peligro de que centrarse en los llamados mensajes puede ser un escape de responsabilidades y problemas a los que no estamos dispuestos a afrontar.

Uno de los aspectos de este tipo de situaciones en las que la gente acepta demasiado fácilmente los llamados "mensajes" de Dios es la falta de conocimiento de la Sagrada Escritura. Para tomar un ejemplo, la mención de un reino de mil años de Cristo en el Libro de Apocalipsis. El número 1.000 en la teología judía es simbólico de la "Divinidad" y por lo tanto no debe tomarse literalmente. De hecho, el Magisterio ha declarado el milenarismo una herejía.

Algunas personas que afirman ver visiones o "escuchar" locuciones están mentalmente enfermas. Otros son bastante sanos, pero tienen una imaginación fuerte que puede haber llegado a ser activa de esta manera debido al estrés, la enfermedad o la confusión o el engaño, especialmente si alguien ha estado involucrado con quienes están haciendo afirmaciones similares. En mi opinión, el peor caso es el de alguien que crea deliberadamente una falsa visión o mensaje, ya sea por el bien del dinero o para ganar alguna forma retorcida de fama. Cuando esa persona está deliberadamente creando falsos mensajes, tenemos a alguien que está en un gran peligro espiritual.

Sin duda hay verdaderos místicos y profetas en el mundo. Por lo general tienen buenos directores espirituales que se someten a la autoridad de la Iglesia. Discernir estos asuntos nunca es fácil ya veces se cometen errores, pero cuando vemos serios problemas teológicos, profecías que no se hacen realidad y un espíritu de ira o de obstinación, podemos estar seguros de que algo está seriamente mal. En casos como ese es más sabio retroceder que seguir leyendo o apoyando al supuesto místico.

Padre John Abberton es un sacerdote católico en la Diócesis de Leeds en el Reino Unido. 
Fuente: https://midwaystreet.wordpress.com/updates/

10.8.17

Cuatro Papas y uno no sería contado



 Conchita la niña vidente de Garabandal, teniendo 11 años, afirmó que "sólo quedaban tres papas tras la muerte de Juan XXIII en 1963 y que luego vendría el Fin de los Tiempos"; cuando fue elegido Benedicto XVI, cuarto papa tras el Papa Juan, pareció que la profecía no se había cumplido, sin embargo, un autor alemán, Albrecht Weber, en su libro Garabandal - El Dedo de Dios (Garabandal - Der Zeigefinger Gottes), en la edición alemana de su libro del año 1993, 12 años antes de que muriera el tercer papa Juan Pablo II, que la referencia original era a cuatro papas. El texto traducido dice así:

"Cuando la noticia de la muerte del Papa Juan XXIII llegó al pueblo, las pequeñas campanas de la Iglesia anunciaron la muerte del Papa con un  tono fúnebre. Conchita fue con su madre Aniceta y la Sra. Ortiz de camino a la Iglesia. Surgió la siguiente conversación:
-El Papa ha muerto -dijo su madre.
Contestó Conchita:
-Ah, que el Papa murió. Entonces quedan TRES papas.
Hasta aquí todo muy bien. Sin embargo, una vez de vuelta a casa, Aniceta no estaba tranquila y quiso conocer más profundamente los pensamientos de su hija que parecía reservarse en presencia de la Sra. Ortiz.
En casa, a solas, temiendo un posible error de su hija, le pregunta su madre:
-¿De dónde sabes que solamente quedan TRES papas?
Conchita respondió:
-De la Santísima Virgen. En realidad me dijo que aún vendrían CUATRO papas pero que Ella no contaba uno de ellos.
Dice Aniceta:
-Pero entonces, ¿por qué no tener en cuenta UNO?
Responde Conchita:
-Ella no lo dijo, solo me dijo que UNO no le tenía en cuenta. Sin embargo me dijo que gobernaría la Iglesia por muy poco tiempo.
A la pregunta:
-¿Quizás por eso no lo cuenta?
Conchita dice:
-No lo sé.
Su madre:
-¿Y qué viene después?
- Ella no lo dijo.

Se ha interpretado que habría sido el entonces futuro Juan Pablo I el que la Virgen "no contaba" debido a su brevísimo pontificado de un mes. Pero esta razón temporal es demasiado superficial para serle atribuida a la Virgen. Más bien hemos de pensar que quedaban 4 Papas, y uno de ellos la Virgen no lo contaba porque... no concluiría su pontificado, y sería esta la verdadera brevedad, un tiempo demasiado corto porque no se concluiría la misión encomendada. De este modo, dandole todo su valor profético al testimonio dado, entendemos que Benedicto XVI es el final y que a partir de él, de su próxima muerte, se precipita el fin de los tiempos.